POR QUÉ LE DECIMOS NO A LA FUSIÓN MINISTERIAL

Fue en la Cuenta Pública de este año, donde el Presidente Sebastián Piñera, revivió un Proyecto de Ley que ya había intentado imponer en su primer mandato: la creación del Ministerio de Ciudad, Vivienda y Territorio, sobre la base de la fusión de los actuales Ministerios de Vivienda y Urbanismo. Iniciativa que según el Mandatario, propiciaría: la descentralización, la igualdad de oportunidades, el incremento en los subsidios de adquisición y arriendo de viviendas, mayores niveles de integración social, reducir los campamentos y facilitar el acceso de las familias de zonas urbanas a más y mejores servicios.
Sin embargo, fueron las Asociaciones de Funcionarios del Ministerio de Bienes Nacionales y Minvu, reunidos en el Frente de Defensa Ministerial, los que alertaron sobre las reales implicancias tras la fusión de ambas Carteras: “esta decisión carece de un sustento técnico, desvaloriza la función pública, minimiza la labor estratégica del Ministerio de Bienes Nacionales y plantea finalmente una visión de “racionalización” y reducción del Estado que no es compatible con una sociedad basada en el reconocimiento de los derechos fundamentales .
De hecho, para el ex Ministro de nuestra Cartera, Victor Osorio, no hay ningún fundamento para sostener que una fusión de Ministerios conduzca a más beneficios sociales, muy por el contrario “el imperativo de la descentralización de la forma y contenido del Estado debe articularse en forma virtuosa con la necesidad permanente de diseñar políticas nacionales. Se necesita asumir la hechura del Estado con una visión que descentralice el poder con un enfoque nacional y una perspectiva democratizadora” 2 . 
Otro dato a considerar, es que el Ministerio de Bienes Nacionales no es un mero proveedor de terreno para fines habitacionales. Del 53% del total de la superficie nacional, perteneciente al fisco, administrada por nuestra Cartera, solo el 4% está destinada para uso urbano, el resto son áreas rurales y territorios agrícolas, zonas con potencialidad para el turismo y la generación de Energías Renovables no Convencionales y por supuesto, de protección, como los es la Red de Parques Nacionales.
De hecho, el rechazo del Frente de Defensa Ministerial se fundamenta en dos ejes centrales: primero, la defensa de la política pública en materia de administración del patrimonio fiscal, función que difiere 
completamente de las políticas urbanas y habitacionales que implementa el Minvu. Y la segunda, nuestro compromiso y defensa irrestricta del empleo de los más de 7 mil 600 trabajadores/as de ambos ministerios (plantas, contrata, honorarios).

Es así que la pregunta que aún queda abierta es ¿Quién gana con la fusión?